Blogia
Cudeiro´s World

Visión personal: Million Dollar Baby

Visión personal: Million Dollar Baby Hay ciertas películas que por alguna conjunción extraña de los astros, logran ser alabadas a partes iguales por público y por crítica. El año pasado pasó con Lost in Translation, en USA pasó con Eternal Sunshine of the Spotless Mind (el que quiere olvidarse del título que le pusieron en España soy yo) y parece que Million Dollar Baby va a seguir el mismo camino, añadiría también Mar Adentro, pero como hay un grupo de valientes que nos negamos a ver la genialidad en la mediocre película de Amenabar, pues me la ahorro.
¿Qué tienen en común estas tres películas? Fácil y sencillo, están SOBREVALORADAS. Bonito adjetivo, muy utilizado por el cinéfilo actual que hace referencia al fenómeno previamente dicho. ¿Es eso una cosa mala? Hombre, pues no y si, el caso es que tras dos visionados de cada una de estas películas, te das cuenta que la cosa no es para tanto y que donde antes veías una grandiosa película, ahora simplemente ves una buena película (Lost in Translation es el ejemplo más claro), casualmente este fenómeno no se refleja hasta más o menos un añito después cuando los mismos críticos que la alabaron empiezan a decir que está SOBREVALORADA.
Pues bien tras mi típica introducción, comienzo a valorar M$B, preguntado a todos mis lectores lo siguiente: ¿Es justo calificar a una película como obra maestra por 20 minutos tremendamente buenos? Yo digo que no. Hasta esos 20 famosos minutos de marras, la película no distaba mucho de ser un “Rocky” dirigida con exquisito tacto y mejor interpretada. Personajes estereotipados, guión de lo más normal y nada extraordinario que pudiéramos reseñar, salvo ya digo la dirección y unas buenas interpretaciones, y algún fallo reseñable como el excesivo abuso de la voz en off por parte del personaje de Morgan Freeman.
¿Entonces a que viene tanto cuento con la película? Pues lo que he dicho, porque tiene unos 20 minutos finales realmente magistrales, que efectivamente dejan KO a cualquiera, pero no nos podemos olvidar de que antes de eso, hay otro tanto de metraje que se podría tildar como bueno a secas.
Ahora es cuando voy a entrar en detalle a analizar el climax final, así que si no habéis visto la película aún, dejad de leer el artículo, encended la televisión y poner un canal al azar, seguro que estarán dando un programa de corazón que podréis ver y de paso ir contando una a una las neuronas que os va matando su visionado.
Como ya ha demostrado en varias de sus películas (“Sin Perdón”, “Mystic River”), el bueno de Clint es un auténtico genio de los giros finales, ya quisiera tener el Shyamalan de ahora la mitad de talento para dejarnos helados ante semejantes finales. Y es que a partir del combate de Maggie (Hillary Swank) es cuando la película toma una identidad nueva, abriendo de nuevo la caja de Pandora sobre el tema de la eutanasia, y como uno es muy cabrón y las comparaciones siempre son odiosas no puedo escribir ni un párrafo más sin compararla a mi amada “Mar Adentro”, pero como tampoco voy a ser muy malo, solo voy a deciros que comparéis dos escenas de la película, y es la llegada del cura a casa de los Sampedro y la conversación de Clint Eastwood con el cura de su parroquia. De paso aprovecharía para decir que es una de las principales diferencias entre el cine español y americano, que mientras en el segundo son profesionales del medio en el primero son un grupo de titiriteros con ganas de dar la nota cada dos por tres.
Y es que por mas vueltas que le doy a la película, no veo la obra maestra que me quieren hacer ver muchos, veo una muy buena película, rodada con una sensibilidad exquisita, pero con fallos bastante palpables (como ya he dicho el excesivo uso de la voz en off, algunos personajes demasiado caricaturizados como la familia “redneck” de la protagonista, el loser del gimnasio, esa especie de Ivan Drago femenina......). No suelo hacer este tipo de afirmaciones, pero creo que esta vez el tiempo me va a dar la razón y dentro de un año se hablará de lo sobrevalorada que estaba la película. Podría entrar en detalles y decir el porqué la gente de tilda de obra maestra (básicamente porque está Clint Eastwood detrás, si estuviera Michael Bay la gente no diría lo mismo) pero sería muy engorroso y tendría que repasar algunos de los últimos trabajos de Eastwood que los tengo totalmente olvidados de lo prescindibles que eran.

PD: Mañana, tras semana retrasando su visionado a propósito, iré a ver Closer con ganas de sangre y de despotricar a saco contra alguna película, ya os advierto que como no me guste (y voy MUY predispuesto a ello), no voy a dejar títere con cabeza. Imparcial que es uno oye
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Dremin -

Discrepo un poco en cuanto a Eternal Sunshine of the spotless mind. Es una gran película nada sobrevalorada, de hecho, aquí en españa a pesar de premios y demás, a nivel de taquilla ha sido un poco desastre.
Es una película muy buena y con un final de libre interpretación, es una de mis preferidas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres