Blogia
Cudeiro´s World

Entre Chatos

Entre Chatos Me parece que me va a tocar otra vez despotricar contra los espectadores en mi blog. Si viendo “House of Flying Daggers” me tocó soportar a multitud de los llamados espectadores medios, ayer me tocó enfrentarme al que yo denomino “espectador cool”.
Para poneros en situación, fui ayer a ver Entre Copas, a un cine en versión original de Madrid, precisamente para no tener que sufrir de nuevo al espectador medio, pero la cosa ya se torció desde el primer momento, porque nada más llegar al cine, lo primero que veo es UNA COLA INMENSA. ¿Pero qué es esto? ¿Colas para entrar en un cine en versión original? Si precisamente yo me acostumbre a ir a esos cines, por su escasez de público (aparte obviamente por la VO), ahora qué nos va a quedar al aficionado al cine? ¿El DVD? Ya ni eso, porque cualquier día estás viendo una película y se te cuelan los familiares gorrones para verla contigo.
El caso es que tras guardar la cola con una mala leche del copón, sacar la entrada 5 minutos después de la hora que tenía que empezar la película, entrar a la sala y coincidir que se apagan TODAS las luces y tirarme 5 minutos de reloj buscando mi asiento, me dispongo tranquilamente para ver la película confiado en que el público esta vez si que me dejará ver la película tranquilo. Iluso de mi.
Si mi queja del espectador medio se podría reducir a sus audiocomentarios y chistes, lo que me saca de quicio del espectador “cool” es su RISA. Una risa falsa, una risa sonora, una risa hipócrita y una risa que solo vale para demostrarnos que está cogiendo los supuestos chistes de la película. Porque claro una película como “Entre Copas” se supone que es para espectadores con un intelecto superior, y reírse con cada chiste de la película (haga gracia o no) pues da a entender que eres más intelectual que lo demás y que eres el único que entiendo todos los chistes de la película, y que te ríes porque a pesar de ser un intelectual, tienes tu lado humorístico. De verdad, cuanta estupidez tengo que aguantar día a día en este país. Es la enfermedad más contagiosa de la historia de la civilización, la estupidez humana.
En cuanto a la película, pues que un servidor se arrodilla a los pies de Alexander Payne y se los besa las veces que haga falta. Tres películas que he visto (solo he visto la mitad de Citizen Ruth en un pase televisivo) y tres películas que rondan la perfección. Que genio este Payne, nadie como él, es capaz de pasar de la comedia más aguda e hiriente al drama en un par de segundos. No entiendo como es capaz de hacerlo con esa maestría la verdad, y eso deja al espectador en un estado de KO continuo, dejándole incapaz de encajar la película que está viendo? Comedia? Drama? Yo me decanto por dramas salpicados por momentos de genial locura.
La historia es bien sencilla, Miles Raymond es un profesor frustrado, divorciado y cuyo sueño es un escritor pero hasta el momento ninguno de sus libros ha sido publicado y no parece que su ultimo proyecto vaya a correr suerte distinta. Como medida de evasión hacia su triste vida, Miles invitará a su amigo de la adolescencia, Jack a un viaje de despedida de soltero para éste a través de las zonas viñeras de California. Pero lo que se supone que iba a ser un plácido viaje entre copas, golf y paisajes repletos de uvas, es una experiencia vital que les cambiará su concepción de la vida por completo.
Entre Copas es una de esas mal llamadas películas de actores. Donde todo el peso recae sobre sus actores principales, que digo yo si es una película de actores y de interpretaciones, el guión tendrá algo que ver no?. En esto de dirigir actores, Payne es donde da el do de pecho; si en Election sacó lo mejor de Reese Witherspoon y de Matthew Broderick (la definición de mediocre hecha actor), en “A propósito de Schmidt” logró que Jack Nicholson dejara de interpretarse a si mismo y nos regalara la mejor actuación de ese año, en “Entre Copas” Payne acierta de lleno y elige a un casting perfecto lleno de caras desconocidas para el gran público (rechazó a Clooney para el papel de Jack), que sin duda es el gran acierto de la película.
De Paul Giamatti poco puedo decir ya, que este hombre no tenga un Oscar a estas alturas es una injusticia equiparable a la que comete la academia año tras año con Jim Carrey. Entre American Splendor y Sideways, Giamatti ha recogido todos los premios independientes habidos y por haber, pero parece que la gran industria todavía se le resiste. Una pena.
Thomas Haden Church es el gran descubrimiento de la película, conocido por películas freaks al estilo de “El Caballero del diablo” o “George de la Jungla”, clava su papel de actor de tres al cuarto y gigoló de saldos caradura, y de paso es más que posible que se lleve un Oscar a su casa por este papel (mucho mejor que Freeman está), y si el descubrimiento es Haden Church, la recuperación de Virgina Madsen no se le queda atrás, a eso se le llama rentabilizar el tiempo que sale en pantalla, es difícil destacar entre un reparto tan bueno, pero es que esta chica roba todos y cada uno de los planos donde aparece.
Y es que al salir de la sesión me di cuenta de que acababa de ver una película casi perfecta (todavía no le encuentro ningún fallo) y que sin duda es una de los grandes títulos de la temporada (por encima de la sobrevaloradísima Million Dollar Baby). Así que ya saben, acudan a su cine más cercano (a poder ser en VO), compren su entrada y pidan un buen vaso de vino en la cafetería para ver “Entre Copas”. Su salud cinéfila se lo agradecerá.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

cultoalbit -

al hilo de las risas, no os pasado viendo alguna pelicula oriental (especialmente japonesa) que pasa justamente lo contrario, mucha gente no se rie no vaya a ser que se estén riendo de algo que no es un chiste... es que por ejemplo recuerdo más risas en el cine viendo dolls que el verano de kikujiro
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Rafalet -

Has dado en el clavo con lo de las risas y aquellos que la acentúan para que los demás sepan que van pillando los chistes hasta donde no los hay.

De Payne sólo he visto 'Election', y si dices que esta es casi perfecta, pues habrá que verla!

Salu2.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres