Blogia
Cudeiro´s World

El Efecto Bruckheimer (I)

El Efecto Bruckheimer (I) Señores, hoy es el estreno del Rey Arturo, el acontecimiento de cada año que nos tiene preparado esa gran figura del cine que es Jerry Bruckheimer.Se que algunos de vosotros pobres mortales, no sabeis quien es Jerry Bruckheimer, para los poco cultivados en este noble arte que es el cine comercial y para los que ya lo estais lo suficiente os voy a tratar de explicar quién es y en que consiste el efecto Jerry Bruckheimer.
El tio Jerry, se trata de un productor de cine que nació en Detroit allá por el año 1945. Como buen muchacho y hombre culto, se podría decir que Bruckheimer comenzó a producir películas menores pero con gran calado artístico, asi en el año 1980 de su mano se nos presentó un retrato de la prostitución masculina con Richard Gere de protagonista, estamos hablando de American Gigolo. El éxito de esta película debió espabilar al bueno de Jerry que se planteó que esto de ganar dinero fáicl no debía estar nada mal.
Asi que por ese gran año que es 1983, que para eso naci yo, el tito Jerry decide hacer un sondeo de mercado y averiguar que es lo que mas en auge está en esa época, recordad que son los años 80, la caspa y las estética pop hortera es lo que se lleva, pero sobre todo una cosa, el auge de los videoclips. Que gran descubrimiento el de Bruckheimer, si a la gente le gusta ver videoclips en la tele, ¿porque no pagarían una entrada por ver un macrovideoclip de 90 minutos en el cine? Asi que raudo contrata a un director novato con cierta reputación llamado Adrian Lyne y ruedan juntos Flashdance, una chorrada a ritmo de pop ochentero, con un montaje frenético y del que todos recordamos la famosa escena de los soldadores. Comienzan los primeros pasos del efecto Bruckheimer, montaje videoclipero, musica de moda, preferiblemente pop empalagoso e imagenes lo mas espectaculares posibles aunque no tengan nada que ver con la trama.
Dos años mas tarde Bruckheimer tiene el capricho de rodar una película de acción que rompiera taquillas, asi que elige a un director semi novato al que poder manejar, crea el personaje de un policia rudo de Detroit (casualmente su ciudad natal) y pide a Eddie Murphy como estrella protagonista, tirando la casa por la ventana. Las premisas son las mismas, acción a raudales, movimientos de camara que provocan mas de un ataque epiléptico por la época y multitud de dólares y dólares gastados en producción.
10 años repitiendo formula, una vez tras otra y cosechando éxitos como Top Gun, Dias de Trueno o Superdetective en Hollywood II. Todo hasta 1994 que marca otro punto de inflexión en su carrera. Tras pasarse casi 5 años desde su ultimo gran éxito (Dias de Trueno), Jerry decide confiar su proximo proyecto a un joven director de videoclips llamado MICHAEL BAY. Lo pongo en mayusculas porque este hecho cambia radicalmente la historia del cine y no exagero lo más mínimo :). Si en Hollywood existiera algo como Pimpinela serían Bay y Bruckheimer. Cuenta la leyenda (mas bien el DVD de Dos Policias Rebeldes) que Bruckheimer negó una explosión final al montaje de Dos policias Rebeldes y que Bay puso un cheque delante de la camara para pagarse de su bolsillo la explosión final. Al ver tremendo acto de generosidad por una explosión, dicen los testigos que Bruckheimer pidió matrimonio a Michael Bay, todavía no lo he podido comprobar, pero no sería raro.
Ni que decir tiene que Dos Policias Rebeldes fue un éxito y que tras ella llegaron La Roca, Armaggedon, Pearl Harbor y Dos Policias Rebeldes II, todas ellas obras a analizar para el estudio de un productor que ha marcado un antes y un despues en la industria cinematográfica.
Creo que la figura de tal personaje no merece un solo artículo, asi que he decidido que como buen seguidor de Lucas que soy, Bruckheimer merece su santa trilogía de articulos, asi que esta noche me currare uno sobre El rey Arturo y mañana otro sobre los últimos exitos del Tio Jerry y la formula mágica de su éxito.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres